Búsqueda personalizada

martes, 20 de septiembre de 2016

¿Cuánto tarda en desaparecer la basura?

Somos casi 6.500 millones de habitantes en este planeta, y el número  sigue creciendo, ya que hay un aumento poblacional de 210.000 personas por día. Lo difícil es que producimos 1 kg de basura diaria, por lo que en un día se generan alrededor del mundo 6.500 toneladas de desechos en tan sólo un día. De éstos un amplio número de residuos no son biodegradables y el tiempo que transcurre hasta que podemos hablar de una descomposición al menos parcial puede ser muy prolongado, además de que muchas veces los residuos son altamente contaminantes.


Tiempo de descomposición de algunos desechos:

CHICLES: 5 años. 
Un trozo de chicle masticado se convierte en ese tiempo, por acción del oxígeno, en un material super duro que luego empieza a resquebrajarse hasta desaparecer. El chicle es una mezcla de gomas de resinas naturales, sintéticas, azúcar, aromatizantes y colorantes. Degradado, casi no deja rastro. Bueno pues si que desaparecen, pero 5 años son muchos años. La de chicles que se pueden escupir al suelo en 5 años, y de cuantos libros de familia nos podemos acordar en ese tiempo cuando pisamos de pleno uno de esos pegajosos residuos que nos pueden amargar la mañana.

LATA DE GASEOSA: 10 años
Ese es el tiempo que tarda la naturaleza en transformar una lata de refresco o de cerveza al estado de óxido de hierro. Por lo general, las latas tienen 210 micrones (Micrón, medida de longitud que 
equivale a la millonésima (10-6) parte del metro) de espesor de acero recubierto de barniz y de estaño. A la intemperie, hacen falta mucha lluvia y humedad para que el óxido la cubra totalmente.

VASOS DESCARTABLES: 1.000 años 
Los vasos descartables de polipropileno contaminan menos que los de poliestireno - material de las cajitas de huevos-. Pero también tardan en transformarse. El plástico queda reducido a moléculas 
sintéticas; invisibles pero siempre presentes.

COLILLAS: 1 a 2 años 
Bajo los rayos del Sol, una colilla con filtro puede demorar hasta dos años en desaparecer. El filtro es de acetato de celulosa y las bacterias del suelo, acostumbradas a combatir materia orgánica, no 
pueden atacarla de entrada. Si cae en el agua, la desintegración es más rápida, pero más contaminante.

BOTELLAS DE PLASTICO: 100 a 1.000 años 
Las botellas de plástico son las más rebeldes a la hora de transformarse. Al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersan. Enterradas, duran más. La mayoría está hecha de tereftalato de polietileno (PETE), un material duro de roer: los microorganismos no tienen mecanismos para atacarlos.

BOTELLAS DE VIDRIO 4.000 años 
La botella de vidrio, en cualquiera de sus formatos, es un objeto muy resistente. Aunque es frágil porque con una simple caída puede quebrarse, para los componentes naturales del suelo es una tarea 
titánica transformarla. Formada por arena y carbonatos de sodio y de calcio, es reciclable en un 100%.

TETRA-BRIK: 30 años 
Los envases tetra-brik no son tan tóxicos como uno imagina. En realidad, el 75 % de su estructura es de a (celulosa), el 20 de polietileno puro de baja densidad y el 5 por ciento de aluminio. Lo que tarda más en degradarse es el aluminio. La celulosa, si está al aire libre, desaparece en poco más de 1 año.

CORCHOS DE PLASTICO: Más de 100 años 
Los corchos de plástico están hechos de polipropileno, el mismo material de las pajitas y envases de yogur. Se puede reciclar más fácil que las botellas de agua mineral (que son de PVC, cloruro de 
polivinilo) y las que son de PETE (tereftalato de polietileno).

BOLSAS: 150 años 
Las bolsas de plástico, por causa de su mínimo espesor, pueden transformarse más rápido que una botella de ese material. Las bolsitas, en realidad, están hechas de polietileno de baja densidad. 
La naturaleza suele entablar una "batalla" dura contra ese elemento. Y por lo general, pierde.

Fuentes:

Publicación de Boletín Semanal Alimentación Sana http://www.alimentacion-sana.com.ar/

No agredamos el ambiente con desechos que contaminan y alteran el ritmo normal de nuestra madre naturaleza que cada día se renueva para darnos un medio ambiente sano y agradable, colaboremos 
practicando adecuadas normas de higiene y eliminación de desechos.

Recopilación por CL Lidia Jiménez Cesá

República Dominicana

lunes, 29 de agosto de 2016

El plástico: de solución a problema ambiental en el siglo 21

Es una realidad que el material más utilizado hoy en día para la producción de objetos de uso común e industrial, es el plástico en todas sus variantes.

Si bien el plástico fue un factor que potenció el desarrollo industrial y tecnológico en el último siglo; hoy se convierte en una problema de escala global.

Y es que los plásticos han inundado nuestro mundo y nuestra vida desde hace ya unas décadas. Están por todas partes. Literalmente. Su invasión no es cosa de los países más ricos. Incluso los países más pobres que puedan venirte a la mente tiene plásticos en su entorno. Y lo peor de todo es que los plásticos no se quedan donde se fabrican, es decir, en tierra. 

8 millones de toneladas de plásticos entran cada año a nuestros océanos. La cifra suena grande pero para entenderlo mejor sería comparable a 800 veces el peso de la Torre Eiffel. Si lo pasamos a tiempo, supone que ¡cada segundo llegan 200 kg de plástico al mar!


En este espacio hemos hablado de la problemática desde el inicio de nuestra colaboración ¿Recuerdas el artículo "El mar es una sopa... de basura"? léelo aquí.

Greenpeace nos dice:
"Los plásticos en los océanos ya no son solo un problema de residuos flotando en el agua y en el fondo marino, sino que son una bomba tóxica que está trepando por la cadena alimentaria. Es urgente que se tomen medidas, a todos los niveles, para poner freno a esta locura plástica".
En los últimos años se ha propuesto una iniciativa llamada "¡Mejor sin plásticos!", lo cual sin lugar a dudas es una buena intención; sin embargo un tanto irreal. 

En COVIRE consideramos que la educación y los programas institucionales y gubernamentales para la separación de residuos, reuso y reciclaje serán las mejores medidas para contener la contaminación por este material.

Otras opciones, aunque no están del todo reconocidas por la comunidad científica, son el uso de aditivos biodegradables en la producción de productos plásticos. En esta ocasión les compartimos un ejemplo de lo que una empresa Ecuatoriana hace respecto a la conciencia y la producción de artículos plásticos.